Palabra: Papá

'No habitar ya la tierra' de Alejandra Lerma

Después de que su padre fallece e inspirada en su ausencia, la poeta vallecaucana Alejandra Lerma publica No habitar ya la tierra (Premio Jorge Isaacs 2019). Los 66 poemas de este libro, sumamente íntimos, presentan la enfermedad, la partida y el duelo como preguntas apremiantes y abrumadoras que la autora resignifica en la palabra. Separada de una concepción sublime o grandilocuente de la muerte, Alejandra la aborda desde la cotidianidad y la utiliza como pretexto para presentar imágenes breves y consistentes que versan sobre la reflexión poética, la infancia, la desolación y la tristeza.

Desde su propia incertidumbre y su estadía ciega en ese vaivén de recuerdos que evocan al padre, en No habitar ya la tierra la muerte está llena de matices. Dejar la vida es rehabitar nuevos espacios: papá está cultivando asfódelos en las visiones oníricas del más allá; en la literatura, como un personaje dentro de su propia historia; en la cotidianidad, como interlocutor y compañía; e incluso en lo grotesco del lenguaje burocrático que convierte el duelo en un simple trámite legal. Los poemas de Alejandra resignifican la muerte para ofrecernos un amplio abanico de sentidos que exploran el tema desde todas sus perspectivas.

¿Por qué nos gusta?

Como pasa generalmente con los poemarios, el eje temático central es el encargado de unificar los diferentes textos del libro. Sin embargo, en No habitar ya la tierra también hay una sensación de que algo más une a los poemas. Aunque la linealidad, el diálogo argumental entre los textos y otros recursos estilísticos parecieran reservados a la narrativa; No habitar ya la tierra se da la licencia de contarnos una historia sin tocar la prosa. Los poemas, aunque pueden leerse de manera independiente, también conforman en su organización una especie de viaje por los sucesos de la muerte.

Además, el lenguaje cotidiano de Alejandra se aleja de la sacralización. Lejos de ser altiva, la voz poética es del todo humana: llora, menstrúa, come helado con su mamá, se deprime los domingos, se refleja en las niñas que llaman a sus padres en el parque, realiza trámites fúnebres y piensa en las flores y en los insectos muertos de su casa. Le presta al lector sus zapatos; le habla al oído, pasito, como si estuviera en la conciencia; y le pone el cuerpo del padre en los hombros para que lo cargue durante la lectura. Es grata la manera que tiene Alejandra de fundir al lector con esta voz, pues le permite acercarse al tema desde lo diminuto: las conversaciones del día a día, el hogar y la calle.

¿Qué dice la autora?

En La Forma Inicial, conversamos con Alejandra Lerma vía Meet para que nos contara del proceso de escritura y publicación de este libro. El episodio está disponible en todas las plataformas digitales y en el siguiente reproductor:

¿Dónde puedo conseguirlo?

Después de la publicación realizada por el Premio Jorge Isaacs, la editorial Ojo de Poeta reimprimió No habitar ya la tierra para la venta. Aunque con la situación del COVID-19 no se ha distribuido en las librerías del país, es posible encargarle ejemplares a Alejandra desde su perfil de Facebook.

Santiago López

Autor

Melómano malacostumbrado a los paisajes urbanos de Bogotá. Entiende el arte de manera semejante a su proceso creativo: juegos de rigurosidades. Se dedica a buscar longplays en canastillas; y, cuando el dinero no se lo permite, lee y escribe.

¡Suscríbete al boletín!